Coca de patata (para los amigos no residentes)

Para todos aquellos que sienten nostalgia de la isla; para todos aquellos que con ver la foto de la coca de patata retroceden veinte, treinta o cuarenta años en la memoria y el recuerdo. Para todos aquellos que quieran interpretar un pedazo de la isla en forma de dulce para acariciar el azul del mar y el verde de Tramuntana. A todos aquellos que sienten suya esta tierra de supervivientes y viajeros: BON PROFIT!

Ingredientes: 1/2 kilo de harina de fuerza (la de panecillo), 350 gramos de patatas hervidas, 200 gramos de azúcar común, 75 gramos de manteca de cerdo (mejor si es casero y no industrial), 3 huevos de gallina tamaño XL, una nuez de levadura prensada (de pastelería), entre medio y ¾ de vaso de agua tibia y, finalmente, medio vasito de aceite de oliva del bueno, con acidez de 0,4 o similar (que no sea virgen ni virgen extra).

Para prepararlo: Lo primero es hervir las patatas lavadas y con piel, en abundante agua durante unos 20 o 25 minutos. Cuando estén cocidas las enfriaremos, colaremos, pelaremos y las convertiremos en puré poniendo especial atención en evitar los grumos que pueden formarse si no machacamos bien las patatas. En el lebrillo donde vamos a hacer la masa, pondremos las patatas hechas puré y el resto de ingredientes, amasando con las manos hasta obtener una textura de pasta de coca. En el momento en que la masa ya no se pegue ni queden restos entre los dedos, haremos una forma más o menos esférica con la masa y la taparemos con un paño blanco, dejando el lebrillo en un lugar seco, sin corrientes y con calor suficiente para que la masa leve. Pasadas dos o tres horas, la masa habrá levado, momento que aprovecharemos para amasar de nuevo (para extraer el aire de la fermentación) y hacer bolas de masa del tamaño de una coca de patata. ¿Cuánto mide? Más o menos 12-15 centímetros de base, pero es muy a ojo. Cuenta que con los ingredientes descritos en este receta, da para unas 12 cocas de patata.

Embadurnaremos la bandeja de hornear con manteca de cerdo para evitar que las cocas se peguen a la base y las hornearemos entre 25 y 30 minutos con el horno previamente calentado a 180ºC – 200ºC. Hay que disponer las doce piezas en la bandeja con la separación suficiente entre ellas porque durante la cocción, éstas crecen  y deberemos evitar que se horneen juntándose unas con otras. ¿Qué es lo ideal? Ir horneándolas de 6 en 6 para que queden bien.

La persona que me enseñó a hacer estas cocas de patata de Valldemossa, aprovecha para hacer la misma masa, pero sin dividirla en porciones; es decir, hace la masa de kilo, deja que leve, amasa de nuevo y la hornea. Es una coca ideal para el desayuno o para tomar con el café de media tarde.

En el momento de poner la masa dentro del molde untado con manteca, podemos disponer melocotón en almíbar (escurrido) a gajos o albaricoques por encima justo antes de hornear. El resultado es espectacular.

BON PROFIT!!

foto

COCA DE PATATA INDIVIDUAL

Con melocotón en almíbar antes de hornear

COCA DE PATATA CUBIERTA DE MELOCOTÓN A GAJOS.

Con albaricoques antes de hornear

COCA DE PATATA CON ALBARICOQUES

Con albaricoques una vez horneada

COCA DE PATATA CON ALBARICOQUES. YA HORNEADA

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s